Opinión del cliente

Revisado en México el 23 de junio de 2021
Compré los aretes por el precio y para intercambiar los tamaños cuando quisiera, sin embargo, mi cuerpo no aceptó el material. Aunque esterilicé las argollas, en cuanto me las puse, me empezaron a dar comezón, y posteriormente se me hincharon las orejas, el arete ya no entraba ni salía, así que forzándolo a salir pude retirarlo. Soy de esas personas que no pueden usar otro tipo de material en los aretes más que el oro, entonces si tú eres igual, no te lo recomiendo. Posteriormente, le regalé los aretes a mi hermana que no tiene ese problema y le quedaron de maravilla, incluso se hizo más orificios en la oreja para ponerse todas las argollas y no le pasó nada, supongo que depende del organismo de cada persona.
A 3 personas les resultó útil
Informar de un abuso Permalink